Washington. Luego de molestarse con Twitter, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el jueves una orden ejecutiva para limitar la protección de las redes sociales y la libertad que tienen para moderar su contenido.

“Estamos aquí para defender la libertad de expresión frente a uno de los peores peligros”, aseveró el presidente, refiriéndose a lo que llamó el “monopolio” de los gigantes tecnológicos.

“Tienen el poder incontrolado de censurar, editar, ocultar o modificar cualquier forma de comunicación entre individuos y grandes audiencias públicas”, explicó al firmar el decreto, que será el punto de partida de una larga batalla judicial.

Amenaza

El decreto supuestamente permite regular la famosa sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, la “Communications Decency Act” de 1996, pilar del funcionamiento de las plataformas digitales.

Esta norma ofrece inmunidad a Facebook, Twitter, YouTube o Google contra cualquier acción legal relacionada con el contenido publicado por terceros y les da la libertad de intervenir en las plataformas como lo deseen.

El decreto modificaría el alcance de esta ley y permitiría a las autoridades reguladoras decidir sobre las políticas de moderación de contenido.

Trump acusa a Twitter de tomar “decisiones editoriales” y mostrar “activismo político” en la elección de los mensajes que decide enviar a verificación.