Varsovia. El presidente Donald Trump llegó a Polonia, un país donde el partido gobernante Ley y Justicia quiere levantarse de rodillas , una frase que lleva ecos de la consigna de Trump, Hacer a América grande otra vez .

El presidente estadounidense dará un discurso hoy en la céntrica plaza Krasinksi, donde se encuentra el monumento al alzamiento de la ciudad contra la ocupación nazi, símbolo de la lucha del país por su independencia.

La decisión de Trump de visitar Polonia no es casual y la elección de esta plaza tampoco, pues se interpreta como una maniobra para recordar públicamente el oscuro pasado de Alemania, país al que se trasladará para asistir al G20.

Autoridades polacas no pueden ocultar su satisfacción con la visita, que se percibe como una aprobación tácita a las políticas del partido Ley y Justicia, muchas de ellas cuestionadas por las autoridades europeas.

El gobierno polaco, populista y nacionalista, también ha rechazado las llamadas de países europeos para recibir a refugiados musulmanes que solicitan asilo, otra similitud a la administración de Trump que ha tratado de detener el flujo de refugiados sirios a su país.