Ciudad de México. Tras el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, llevado a cabo el pasado 2 de enero bajo la orden del presidente Donald Trump, la geopolítica de la región ha mostrado más vulnerabilidad de la que existía.

Jorge Chabat, académico de la Universidad de Guadalajara, comentó a El Economista que “Trump puso en riesgo la seguridad internacional”.

Junto al asesinato de Soleimani, Estados Unidos agregó más inestabilidad a la zona al salirse del acuerdo nuclear con Irán (Plan Integral de Acción Conjunta) que había firmado Barack Obama en el 2015. A este respecto, Gerardo Rodríguez, académico de la Universidad de las Américas campus Puebla, aseguró que la nación islámica perdería más si abandona dicho acuerdo. Prueba de ello son las sanciones económicas que se le han impuesto a Irán, que lo dejan más vulnerable, aseguró Rodríguez.

“Irán ha perdido casi 10 puntos de crecimiento de su PIB a partir del año pasado, cuando se volvieron a imponer las sanciones de manera unilateral por parte de Estados Unidos”, comentó Rodríguez.

“La prudencia debe venir de las autoridades civiles de Irán que llevan las negociaciones diplomáticas con EU y Europa”, destacó.

Un tercer tema es el rechazo al plan de paz de Trump entre Israel y Palestina. Javier Oliva, especialista en temas de seguridad, considera que el rechazo de este plan por parte de la Liga Árabe favorece la posición de Irán de seguir desarrollando su proyecto de energía nuclear.

Sobre el asesinato de Soleimani, Oliva indicó que este hecho traerá cambios importantes porque Irán tiene intereses geopolíticos, además de que le sirvió para incumplir sus responsabilidades del acuerdo nuclear.

La crisis en la región ha crecido desde que Obama dejó la Presidencia estadounidense. El punto estratégico es el acuerdo nuclear. Trump salió a petición de Israel, nación que nunca estuvo satisfecha con el acuerdo.

[email protected]