Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el fin del trato preferencial para Hong Kong y promulgó una ley y un decreto que responsabiliza a China por la “opresiva” ley de seguridad nacional impuesta a la antigua colonia británica.

Endureciendo su postura sobre China mientras lucha por contener el coronavirus en su país, Trump firmó el proyecto de ley aprobado por el Congreso para penalizar a los bancos que hacen negocios con funcionarios chinos que implementan la nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong.

“La medida terminará con el trato comercial preferencial que Hong Kong ha recibido durante años: Sin privilegios especiales, sin tratamiento económico especial y sin exportación de tecnologías sensibles”, informó Trump en una conferencia de prensa.

“Hong Kong ahora será tratado de la misma manera que China continental”, sostuvo. Según la Casa Blanca, la orden ejecutiva incluye revocar un trato especial para los dueños de pasaportes hongkoneses.

La legislación firmada por Trump pide sancionar a los funcionarios chinos y otros que ayudan a violar la autonomía de Hong Kong, y a las instituciones financieras que hacen negocios con aquellos que han participado en cualquier represión contra el territorio.

Previamente el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, pidió elecciones “libres y justas” en Hong Kong y felicitó a los organizadores de las primarias.