Washington. El secretario de Justicia Jeff Sessions fue obligado a renunciar luego de soportar más de un año de ataques personales del presidente Donald Trump por haberse recusado de la investigación sobre la posible injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Sessions le dijo al presidente en una breve carta que presentaba su renuncia “a petición suya”.

Trump anunció en un tuit que nombraría al secretario general de Sessions, el exfiscal federal Matthew Whitaker, como secretario de Justicia interino. Whitaker ha criticado la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre una posible coordinación entre Rusia y la campaña presidencial.

La renuncia fue la culminación de una relación tóxica que se desgastó a las pocas semanas de que Sessions fue nombrado, cuando se distanció de la pesquisa de Mueller.

Trump dijo que esa decisión permitió la designación de Mueller, quien se hizo cargo de la pesquisa sobre Rusia y comenzó a examinar si la intimidación del mandatario hacia Sessions formó parte de un esfuerzo mayor para obstaculizar la investigación.

Al preguntársele si Whitaker asumiría el control de la pesquisa de Mueller, la vocera del Departamento de Justicia Sarah Flores dijo que Whitaker “estaría a cargo de todos los asuntos que conciernen al Departamento de Justicia”. La agencia no anunció la salida del subsecretario Rod Rosenstein, quien designó a Mueller hace más de año y medio.

En alguna ocasión Whitaker opinó sobre una situación en la que Trump podría despedir a Sessions y luego designar a un secretario interino que pudiera suprimir el financiamiento de la investigación de Mueller.

Iracundo frente a la prensa

Donald Trump volvió a enfrentarse y descalificar a periodistas en una conferencia de prensa.

Trump reaccionó a un intercambio con el periodista Jim Acosta sobre el tema de la caravana de migrantes que avanza hacia la frontera de Estados Unidos.

Cuando Acosta le preguntó si había “demonizado a los migrantes” durante la campaña para las elecciones, Trump respondió: “No, quiero que entren al país. Pero tienen que ingresar legalmente”.

Pero Acosta insistió: “Están a cientos de millas de distancia. Eso no es una invasión”, dijo, usando la palabra con la que Trump había definido la ola de migrantes. Trump reaccionó: “Honestamente, creo que deberías dejarme dirigir el país. Diriges CNN, y si lo hicieras bien, tu rating sería más alto”.