El gobierno del presidente Donald Trump canceló un programa que protege de la deportación a los ciudadanos de Liberia que viven en Estados Unidos. Pero les dará un período de gracia de un año para facilitar su repatriación.

Los liberianos han sido aptos para el programa Salidas Obligatorias Diferidas desde 1999. El programa les permite vivir y trabajar en Estados Unidos.

Un memorando emitido por Trump el martes dice que la situación en Liberia ha mejorado substancialmente y que el país ha logrado un "significativo progreso en la restauración de la estabilidad y del gobierno democrático".

Para que haya una "transición ordenada" y para que el gobierno liberiano tenga tiempo de "reintegrar" a los ciudadanos que van a regresar, los beneficiarios podrán seguir trabajando y viviendo en Estados Unidos durante un período de 12 meses.

Las protecciones para todos los beneficiarios liberianos terminarán el 31 de marzo del 2019.