Washington. El presidente Donald Trump retiró su idea de agregar una pregunta en el formato del censo 2020 sobre el origen de la ciudadanía de los interrogados, lo cual representa una derrota más en una larga lista de cambios que ha querido implementar.

La medida se produce después de que los funcionarios de la administración pasaron días explorando la posibilidad de incluir la pregunta en el censo, a pesar de que la Corte Suprema dictaminó el mes pasado que el gobierno no podría hacerlo sin una justificación sólida, y calificó la razón original de la administración como “inventada”.

A raíz de esa decisión, el Departamento de Comercio anunció la semana pasada que eliminaría la pregunta porque necesitaba comenzar a imprimir los formatos del censo. Pero un enfadado Trump revirtió la decisión al día siguiente y dijo que no estaba renunciando a conseguir su objetivo.

“Estamos avanzando absolutamente, como debemos, debido a la importancia de la respuesta a esta pregunta”, escribió en Twitter el 3 de julio. Cambió de opinión.