Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió suministrar petróleo a sus aliados, luego de los ataques a la infraestructura petrolera en Arabia Saudita, que Washington atribuyó a Irán.

“Somos un exportador neto de energía, y ahora el productor de energía número uno en el mundo.

“No necesitamos el petróleo ni el gas de Medio Oriente, y en realidad tenemos muy pocos cargueros allí, pero ayudaremos a nuestros aliados”, tuiteó el mandatario.

Trump anunció el domingo por la noche que autorizó el uso de reservas estratégicas de crudo de Estados Unidos “si es necesario” para compensar la disminución de la producción saudita.

Estados Unidos es el principal productor mundial de petróleo crudo, con un promedio de 12.4 millones de barriles por día.

Si se cuenta también el petróleo procesado en sus refinerías, Estados Unidos suministró en promedio en el 2018 casi 18 millones de barriles de crudo y productos refinados por día.

Arabia Saudita es el mayor exportador mundial de crudo y compite con Rusia por el puesto de segundo mayor productor.

El precio del petróleo se disparó tras el ataque contra infraestructuras petroleras sauditas el sábado, que redujo a la mitad la producción del país y acentuó los temores de una escalada militar entre EU e Irán.

Los bombardeos fueron reivindicados por rebeldes hutíes de Yemen, que se enfrentan desde hace cinco años a una coalición militar liderada por Arabia Saudita y cuentan con el respaldo de Irán.

Irán escala conflicto

La escalada de tensión en la zona se ha incrementado con la incautación de otro petrolero en el estrecho de Ormuz por parte de la Guardia Revolucionaria de Irán. El barco llevaba 250,000 litros de petróleo y lo acusan de contrabando.

La Unión Europea y China piden que se baje la tensión.