El presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró desafiante este viernes ante las críticas internacionales a su plan de imponer tarifas a la importación de aluminio y acero, asegurando que "las guerras comerciales son fáciles de ganar".

"Cuando un país (Estados Unidos) está perdiendo miles de millones de dólares en comercio virtualmente con cada país con el que tiene negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

 

"Por ejemplo, cuando estamos perdiendo 100,000 millones de dólares con un país y se hace el listo, dejamos de comercializar y ganamos en grande. Es fácil!, agregó.

En una reunión el jueves en la Casa Blanca con representantes de la industria siderúrgica estadounidense, Trump anunció su decisión de imponer la próxima semana aranceles aduaneros de 25% para el acero, y de 10% para las importaciones de aluminio.

Estados Unidos importa 20 millones de toneladas de acero al año, por 24,000 millones de dólares, lo que lo hace el mayor importador del mundo, según los datos del ministerio alemán de Economía.

El anuncio provocó airadas reacciones de los principales socios comerciales de Estados Unidos, como Canadá, la Unión Europea, Australia y México, muchos de ellos productores de estos dos materiales.

México representa 9% de las importaciones estadounidenses de acero, mientras que Brasil el 13 por ciento.

En respuesta al anuncio de Trump del jueves, los mercados globales han caído por los temores de una guerra comercial.