Biarritz. La cumbre de los siete líderes del mundo concluyó en Biarritz sin un progreso significativo en ninguno de los temas que más preocupan en el mundo, dejando al descubierto el abismo que existe, cada vez mayor, entre Estados Unidos y el mundo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que los siete sólo respaldaron de manera conjunta sólo un tema: ayudar a Brasil a afrontar los incendios en el Amazonas; en los temas sobre los desequilibrios comerciales, el cambio climático e Irán no hubo consenso.

“Hubo mucho nerviosismo desde el principio”, dijo Macron. Sostuvo que los tres días de conversaciones estuvieron rodeados de “mucha tensión y tuvimos muchos conflictos”, pero consideró un éxito el sólo hecho de que pudieran emitir un documento con un solo consenso.

El último día de la cumbre generó muchas expectativas entre los líderes, ya que buscaban concluir con cierto consenso. Sin embargo, no pudieron persuadir a Trump para que resuelva con rapidez su guerra comercial con China y, en cambio, lo instaron a concluir la lucha lo más rápido posible.

“Lo que es malo para la economía mundial es la incertidumbre, y en cuanto más rápido se llegue a un acuerdo, más rápido se disipará la incertidumbre”, afirmó Macron.

Días antes de que iniciara la cumbre, el propio Macron eliminó expectativas sobre los resultados. Por ello, consideró un éxito conseguir un consenso sobre la aportación de 20 millones de dólares para afrontar los incendios en Brasil.

Irán y china, presentes

“Hemos tenido muchas fake news con las que dicen: ‘Oh, no hay unidad, no hay unidad’. Hay una unidad total. Estoy hablando de los siete países”, dijo.

“Hemos tenido una gran unidad, incluso sobre Irán”, dijo Trump. “La conclusión es que no puede tener armas nucleares”.

Sobre la presencia del ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, Trump dijo que Macron “me habló, me preguntó. Le dije: ‘Si quieres hacer eso, está bien’. No lo considero irrespetuoso en absoluto, especialmente cuando me pidió mi aprobación ”, dijo Trump el lunes. El presidente aceptó que “pronto será hora de reunirse con Irán”.

Sobre China, Trump dijo que seguirá negociando.