Washington. El presidente Donald Trump comentó que una guerra con Irán no “duraría mucho” ni involucraría tropas terrestres.

Trump reiteró su deseo de evitar una guerra, pero dijo que “estamos en una posición muy fuerte si algo sucediera”.

“No duraría mucho, te lo puedo decir”, dijo durante una amplia entrevista en Fox Business.

“No estoy hablando de botas sobre el suelo”, agregó Trump. “No estoy hablando de enviar 1 millón de soldados. Sólo digo que, si algo sucediera, no duraría mucho”.

Sus comentarios se producen en medio de las crecientes tensiones entre los dos países y los insultos personales entre Trump y los líderes iraníes. También llegan cuando algunos funcionarios estadounidenses y expertos en seguridad nacional han advertido que una administración nunca puede estar segura de que una acción militar no se expanda rápidamente hacia una nueva guerra.

Jim Stavridis, un almirante retirado, dijo que Irán tiene capacidad de ataque en una guerra asimétrica “excepcionalmente fuerte”.

“Las tácticas cibernéticas, enjambres de botes pequeños, los submarinos diesel, las fuerzas especiales y los misiles de crucero de superficie a superficie son activos de alto nivel.

“También tienen mucha experiencia en emplearlos en el exigente entorno de Medio Oriente. Plantearían un desafío formidable para las fuerzas de Estados Unidos”, comentó Stavridis recientemente al Washington Post.

En los últimos días, el presidente iraní, Hassan Rouhani, describió a la Casa Blanca como “retrasada mental” y denunció las nuevas sanciones contra el líder supremo de Irán, el ayatola Ali Khamenei, como “indignantes e idiotas”.

La actual crisis con la república islámica comenzó el año pasado, cuando EU se retiró del acuerdo nuclear multilateral con Irán, y se acrecentó la semana pasada después de que Teherán derribara un dron de vigilancia estadounidense, exacerbando la tensión en el golfo.

El presidente Hasan Rouhani, en una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, aseguró que “no busca la guerra con ningún país”, ni siquiera con Estados Unidos, según la agencia oficial iraní IRNA.

“Nada que esperar”

Las palabras de Rouhani contrastan con el contenido muy severo de una nota redactada por el almirante Ali Shamjani, secretario general del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, afín a los conservadores, publicada el martes por la agencia Fars.

Sostuvo que no hay nada que esperar de los europeos y que Irán aplicará de forma decidida la segunda fase de su plan de reducción de compromisos en materia nuclear, a partir del 7 de julio.

Es decir, Irán volverá a enriquecer uranio a un nivel prohibido por el Acuerdo de Viena y reactivará su proyecto de construcción de un reactor de agua pesada en Arak.