El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, telefoneó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para hablar sobre el recién impuesto compensatorio de 24% a la importación de madera blanda canadiense.

El hecho de que 75% de las exportaciones de madera canadiense vaya a Estados Unidos y que además de este arancel compensatorio de entre 3.2% y 24.12% anunciado ayer se espere uno más en junio próximo de alrededor de 10%, obligó anoche a Trudeau a llamar a Trump.

De acuerdo con información de la Oficina del Primer Ministro, el líder liberal fue enfático: Rechazamos las acusaciones sin fundamento del Departamento de Comercio y la decisión de imponer injustos aranceles .

Los madereros estadunidenses acusan a sus contrapartes canadienses de tener subsidio gubernamental, ya que muchos de los árboles que cortan crecieron en tierras federales, por lo que pagan tarifas muy mínimas a las que pagan ellos en propiedades privadas.

En la conversación telefónica entre ambos mandatarios también se habló del comercio de lácteos, donde Trump ha acusado a Ottawa de comercio desleal al proteger a su industria.

Al respecto, Trudeau enfatizó que Canadá seguirá defendiendo sus intereses y aclaró que su país importa 550 millones de dólares en productos lácteos estadunidenses, mientras exporta sólo 110 millones de dólares a ese país.

Canadá se prepara para dar su quinta batalla en cuatro décadas respecto al comercio de maderas suaves que se utilizan en la construcción y remodelación de casas, advirtiendo que los perjudicados de los aranceles serán los trabajadores de ambos lados de la frontera y los consumidores estadonidenses.

Tras su primer encuentro en la Casa Blanca, el 13 de febrero, Trump dijo a Trudeau que en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sólo haría pequeños ajustes en su relación comercial con Canadá, lo que tranquilizó al sector privado canadiense.

Sin embargo, la relación cordial duró poco pues desde la semana pasada Trump atacó a Canadá diciendo que ha sido muy desigual en su comercio con Estados Unidos y que ha engañado a nuestros políticos por muchos años .

Washington acusa a Ottawa de comercio desleal en lácteos, maderas y petróleo, y advierte que esto terminará pronto: No nos gusta que otros países tomen ventaja de nosotros. Esto debe terminar y será rápido , alertó Trump.

Las exportaciones canadienses de madera blanda alcanzan cada año los ocho mil millones de dólares y van a Estados Unidos (75 por ciento), China, Japón y otros países.

Tras el golpe a sus exportaciones de maderas recibido el martes por parte de la Casa Blanca, el gobierno canadiense adelantó que presentaría una querella ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) o el TLCAN (Capítulo 19) y que buscará diversificar su mercado.

El ministro de Comercio Internacional, François-Philippe Champagne, realiza una gira comercial por China, país que visitará en junio el ministro de Recursos Naturales, Jim Carr.

erp