Ottawa. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, reelegido sin mayoría, podrá formar gobierno pero se verá obligado a trabajar con los pequeños partidos, de los que dependerá su supervivencia política, algo que quería evitar al convocar las elecciones anticipadas.

Los resultados preliminares sitúan a los liberales de Trudeau en una posición casi idéntica a la de antes de la disolución del Parlamento: obtuvieron 158 de los 338 escaños de la Cámara de los Comunes, sólo tres más que antes.

El Partido Conservador se mantuvo sin cambios, con 119 diputados. El Bloc Québécois (independentista) obtuvo por su parte 34 escaños, el Nuevo Partido Democrático (NDP, izquierda), 25, y el Partido Verde, dos.

Así, Trudeau tendrá que lidiar con un gobierno en minoría. Pero antes de entrar en el meollo de las consultas, se acercó a la gente el martes en una estación de metro de su circunscripción de Montreal, se hizo selfies y dijo algunas palabras en francés a unos y en inglés a otros.

En su discurso de victoria del lunes por la noche, Trudeau prometió ofrecer un "futuro brillante" a los canadienses una vez que el país salga de la pandemia.

Al convocar elecciones anticipadas en agosto, Trudeau esperaba que su gestión de la pandemia (el país tiene una de las tasas de vacunación más altas del mundo) le ayudara a recuperar la mayoría en la Cámara de los Comunes que perdió en el 2019.