Tropas sirias respaldadas por helicópteros avanzaron el jueves en la ciudad de Khan Sheikhoun, en el norte del país, dijeron vecinos, uno de los frentes disputados por fuerzas leales al presidente Bashar al-Assad y rebeldes.

"(Las fuerzas sirias) han entrado en la ciudad desde el sur. Están quemando casas y granjas", dijo el activista Abu al-Ghaith al-Khani por Skype, agregando que el 80% de los residentes de la ciudad ha huído.

Combatientes rebeldes sufrieron graves bajas durante la noche del miércoles en Khan Sheikhoun, una ciudad ubicada en la provincia rural de Idlib que se extiende cerca de la autopista occidental estratégica que conecta Damasco y Alepo.

Los activistas dijeron que las fuerzas del Gobierno habían atacado la ciudad con bombas mortero el miércoles por la noche. Dieron una cifra inicial de nueve muertos, pero agregaron que habría muchos más debido a que las comunicaciones con la zona eran difíciles.

Abu Hamam, un vecino de Khan Sheikhoun, dijo que 100 vehículos blindados, tanques y lanzadoras de misiles se habían aproximado a las afueras de la ciudad durante el amanecer y reanudaron su bombardeo.

"Los rebeldes han infligido grandes daños sobre las tropas de Assad. Pero al mismo tiempo los rebeldes han perdido terreno", dijo Abu Haman.

Rami Abdelrahman, un activista de derechos humanos que supervisa y registra la violencia en Siria, dijo en un correo electrónico que 97 personas habían muerto el miércoles en combates en todo Siria. Durante las últimas semanas, cifras diarias de fallecidos superiores a 100 se han vuelto habituales.

Países árabes y occidentales que quieren que Assad renuncie para ayudar a poner fin a la crisis se reunirán el viernes en París, en el marco del grupo llamado "Amigos de Siria", que excluye al principal patrocinador de Assad, Rusia, y a China, ambos con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Los esfuerzos diplomáticos de una dividida comunidad internacional han sido poco efectivos por el momento para detener la violencia.

Los residentes dijeron que las bombas mortero estaban explotando en distritos centrales de Homs, la tercera ciudad más importante de Siria, donde barrios completos fueron destruidos. A pesar de los repetidos ataques de las fuerzas de Assad, los rebeldes aún se las arreglan para mantener sus posiciones.

Un vecino del atacado distrito de Khaladiya, en Homs, dijo que la ciudad estaba rodeada por soldados.

El régimen ha impuesto en Homs un asedio en la mayor parte de las áreas que son opositoras al Gobierno", dijo Saif al-Arabi por Skype. "No podemos sacar a los heridos", agregó.

Una revuelta popular, que comenzó con protestas pacíficas a favor de la democracia en marzo del 2011, se ha convertido en una virtual guerra civil luego de que la represión del Gobierno generara un levantamiento armado.

Ahora Assad está combatiendo a los rebeldes en las afueras de la capital. Activistas de la oposición en la ciudad de Harasta, a pocos kilómetros de Damasco, reportaron fuego de artillería proveniente de las fuerzas del Gobierno el jueves por la mañana.

Líderes de la oposición y Gobiernos occidentales dicen que más de 15,000 personas murieron en el levantamiento. El Gobierno afirma que "bandas terroristas" alentadas desde el extranjero han matado a miles de policías y soldados.

RDS