Tombuctú. Las tropas francesas pueden comenzar a retirarse de su operación antiextremista en Malí tan pronto como el próximo mes y entregarle la estafeta una fuerza africana aún en desarrollo.

El retiro potencial, sugerido por el canciller francés, Laurent Fabius, en una entrevista publicada ayer por la noche, ocurrió mientras las fuerzas de Francia y Chad aseguraron un bastión clave en el norte de Malí, la ciudad de Kidal.

Aviones y tropas francesas también tienen como objetivo presuntos escondites de combatientes islamistas en el escasamente poblado desierto del Sahara. Se teme que los extremistas, que han huido de las ciudades de Malí durante las tres semanas de la operación encabezada por Francia, traten de lanzar ataques desde bases remotas.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, fue citado por el diario Metro de Francia diciendo: Creo que a partir de marzo, si todo va según lo previsto, el número de nuestras tropas deben disminuir .

Fabius, cuya oficina twitteó la noticia del periódico, hizo hincapié en que las amenazas terroristas siguen y que la lucha no ha terminado todavía, pero que en última instancia, los africanos y los malienses deben asumir la responsabilidad de la seguridad de la región.

Hasta ayer, Francia tiene cerca de 4,000 soldados en Malí, manifestó un oficial militar francés. Eso es aproximadamente el mismo número de tropas que Francia tenía a esta altura durante sus 11 años de presencia militar en Afganistán.

Francia puso en marcha la operación de Malí el mes pasado para replegar a extremistas islámicos vinculados con Al-Qaeda que se habían apoderado de la zona norte del país.