Hong Kong. Las economías de Asia dieron claras señales esta semana de que se encuentran en mejor situación para superar la crisis de la deuda europea, porque un cúmulo de datos macroeconómicos, desde las exportaciones de China hasta el crecimiento del empleo en Corea del Sur y Australia, superaron los pronósticos de los analistas.

Las acciones regionales subieron después de que un informe mostró que las exportaciones chinas aumentaron 48.5% en mayo con respecto a un año anterior, frente al promedio de las expectativas de los analistas de 32%, según una encuesta Bloomberg.

Otros indicadores relevantes muestran una escalada en los precios de las propiedades. Las tasas de desempleo en Corea del Sur y Australia cayeron el mes pasado, según cifras gubernamentales, y Japón reportó que su economía se expandió más de lo previamente estimado en el primer trimestre.

Según los economistas, este tipo de elasticidad puede intensificar los pedidos estadounidenses, para que los países asiáticos reduzcan la dependencia de las exportaciones y aumenten su contribución a una recuperación internacional ensombrecida por los problemas fiscales europeos.

China ha resistido hasta ahora la subida del yuan contra el dólar buscando proteger a los exportadores, mientras que el banco central de Japón afectó negativamente la recuperación al no aumentar las inyecciones de efectivo para mejorar la situación de liquidez, como había prometido.

Estos números son muy positivos , dijo Brian Jackson, estratega con sede en Hong Kong de Royal Bank of Canada. Los países asiáticos tienen posiciones fiscales bastante sólidas y una creciente demanda interna que ayudará a aislarlos de cualquier conmoción en Europa .

Además, el abrupto aumento del superávit comercial de China no pasará inadvertido en ­Washington, donde habrá más presión sobre el gobierno estadounidense para que tome una posición más dura con China , con respecto a su moneda, dijo Jackson.

El crecimiento de Asia contrasta con el de varios países europeos -a los que no identificó- que posiblemente enfrenten una reducción de su PIB, debido al riesgo de una recesión de doble caída, dijo Andrew Burns, principal redactor del informe Perspectiva Económica Mundial del 2010 , del Banco Mundial, hace un par de días.

Europa Oriental, Asia Central y América Latina son las regiones en desarrollo que más peligro tienen de ser afectadas por la crisis iniciada en Grecia, afirmó.