Forest. Más de 100 trabajadores asistieron a una feria de trabajo la mañana del pasado lunes en la ciudad rural de Mississippi para intentar ocupar alguna de las vacantes que se ofrecen. Fue precisamente en este estado donde la semana pasada se llevó a cabo la mayor redada de inmigrantes en las últimas décadas.

En un estado donde la industria avícola es una de las que más impulsan la economía, algunos de los solicitantes de empleo esperan que las oportunidades en Koch Foods, una de las plantas empacadoras de carne elegidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para llevar a cabo una de las redadas contra inmigrantes, mejorarán sus finanzas en forma sustancial en caso de conseguir las plazas.

Los solicitantes de empleo buscan un sueldo más estable, un salario mejor remunerado y un horario más flexible.

Los aspirantes a encontrar empleo en plantas avícolas dudan de que se puedan cubrir las vacantes: “Se perdieron 680 empleos y no hay 680 personas aquí”, comentó Hailey Brewer, de 26 años.

Brewer trabaja como gerente en una de las plantas de pollos afectada por las redadas. El lunes fue a solicitar empleo y revela que el horario le permitirá estar más tiempo con su hija.

Los trabajadores que fueron detenidos por policía del ICE y liberados horas más tarde no tienen autorizado trabajar mientras dura el proceso de sus respectivos casos.

Las plazas que Koch Foods promociona desde el pasado lunes se encuentran relacionadas con la línea que inicia al “colgar en vivo” los pollos hasta deshuesarlos y cortarlos, dijo Dianne Bell, directora de Comunicaciones del Departamento de Seguridad de Empleo de Mississippi, que organizó la feria de trabajo.

Salario superior

En una calurosa mañana de agosto, un grupo de negros, blancos y latinos ingresa y sale de las oficinas Win, un edificio al que acuden para solicitar empleos y beneficios de desempleo. Algunas personas nunca habían trabajado en una planta de pollos, y otras buscan regresar a la industria, atraídas por salarios que oscilan entre 9.20 y 12 dólares por hora, claramente superior al salario mínimo de 7.25 dólares la hora.