A casi cinco años del inicio del conflicto armado en Siria, este viernes 29 iniciarán las conversaciones de paz, las cuales podrían prolongarse hasta por unos seis meses.

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, dijo que enviaría invitaciones a la reunión que se celebrará en Suiza, pero no detalló quienes serán los participantes.

NOTICIA: Eliminar a terroristas, una solución política en Siria: Assad

Representantes del gobierno sirio, grupos de oposición y fuerzas insurgentes tenían planeado reunirse este lunes, pero la inauguración del diálogo de paz se postergó al intensificarse el desacuerdo entre los grupos opuestos al presidente Bashar al-Assad.

Estos grupos aún no han logrado formar una delegación unificada para participar en las conversaciones.

De Mistura dijo que el diálogo girará en torno a una nueva estructura de gobierno, la elaboración de una constitución y el llamado a elecciones.

Indicó que imponer el cese de hostilidades, frenar al Estado Islámico (EI) e incrementar la asistencia humanitaria estarán también entre los temas a tratar.

Desde que estalló la violencia en Siria en marzo de 2011, la guerra ha ido escalando hasta convertirse en un complejo "todos contra todos" de gobierno, rebeldes, islamistas y potencias extranjeras que no hace sino complicarse con la aparición de Rusia.

Del inicio del conflicto a la fecha se estima que han muerto más de 260,000 personas y según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hay 12 millones de sirios, entre ellos 5.5 millones de niños, necesitan asistencia humanitaria inmediata.

NOTICIA: Difícil que Rusia cambie el rumbo de la guerra en Siria

Más de cuatro millones de personas han huido al extranjero y hay unos 8 millones de desplazados internos en el país, muchos de los cuales se han visto obligados a cambiar varias veces de lugar para establecerse.

Las tropas de Bashar al- Assad luchan contra diferentes grupos rebeldes que se calcula cuentan con 100 mil combatientes. Algunos, de claro corte islamista y con vínculos con Al Qaeda, destacó la británica BBC.

En escena, desde principios de 2014, entró el autodenominado Estado Islámico, enfrentado tanto al gobierno como a los rebeldes, sean yihadistas y moderados.

Luego figuran Estados Unidos y sus aliados occidentales -incluido Francia-, y además, más o menos implicados: Irán, Turquía y varios países del Golfo Pérsico.

Y ahora Rusia, que comenzó una campaña de bombardeos contra posiciones del Estado Islámico.

Moscú ha sido un consistente aliado del régimen de al-Assad, desde antes de que empezara el conflicto.

NOTICIA: Rusia hace alarde de su capacidad militar en Siria

Además de ser un importante comprador de sus armas, en Siria Rusia tiene la base naval de Tartus, que aunque no es grande, es su única instalación en el mar Mediterráneo.

Para Al-Assad la mediación rusa fue fundamental en la resolución de la crisis de las armas químicas a finales de 2013.

Entonces, Estados Unidos y Francia estaban discutiendo la posibilidad de iniciar una campaña de ataques contra el gobierno sirio, que frenó la mediación de Rusia.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, asegura que el único objetivo de su nación en Siria es liquidar a los terroristas y que jamás interferirá en los asuntos internos del país, donde aviones rusos atacaron 484 blancos yihadistas en los últimos tres días.

La labor de Rusia es ayudar al pueblo sirio y al gobierno legítimo del país a combatir y liquidar a los terroristas, según la agencia rusa de noticias Itar-Tass.

NOTICIA: Cómo terminó Estados Unidos metido en Siria

Rusia, principal aliado de Siria junto con Irán, inició el pasado 30 de septiembre una campaña de ataques aéreos contra los grupos terroristas, entre ellos el yihadista Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra (filial de Al Qaeda en Siria).

Desde el comienzo de su campaña en Siria, la aviación rusa ha realizado casi 6,000 misiones de combate, una cifra impresionante para una flota formada por 50 aviones y helicópteros.

erp