Londres y Bruselas llegaron a un acuerdo para que Reino Unido disfrute de un periodo de transición antes de abandonar definitivamente la UE que se extenderá durante 21 meses hasta el 31 de diciembre del 2020.

La medida dará un respiro a las empresas, que temían una salida abrupta del club europeo en marzo del 2019, fecha en que oficialmente comienza el Brexit.  Como consecuencia, la libra registró subidas de 0.7% frente al euro, hasta 1.14%, y 1% frente al dólar.

La noticia fue anunciada por Michel Barnier, negociador jefe de la Unión Europea, y David Davis, ministro del Brexit, en una rueda de prensa conjunta en Bruselas. “Hemos llegado a un acuerdo sobre el periodo de transición”, indicó Barnier con evidente satisfacción. “Se trata de un paso clave”, dijo el diplomático francés, aunque también indicó que sigue habiendo mucho trabajo por hacer.

La aceptación de este periodo de transición exige a Reino Unido aceptar durante casi dos años todas las leyes y exigencias de la Unión Europea, entre ellas las que afectan a la libre circulación de personas.

Sin embargo, durante este periodo transitorio Reino Unido no podrá tomar parte en las decisiones que tome la Unión Europea, aunque sí seguirá formando parte del mercado único y podrá empezar a negociar acuerdos comerciales con terceros países.

En lo que no ha habido un acuerdo claro es en la situación que afecta a la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.