Al menos 12 personas fallecieron por la noche y 13 resultaron heridas, tres de ellas en estado crítico, cuando un tren las arrolló mientras trataban de cruzar una vía férrea en Castelldefels, Barcelona, informaron las autoridades.

El suceso ocurrió alrededor de las 23:25 hora local (21:25 GMT) en la estación de Castelldefels Platja, cuando un grupo de gente que acudía a la playa a celebrar la fiesta de San Juan atravesó la vía y fue arrollado por un tren que realizaba el trayecto Valencia-Barcelona, según informó la operadora Renfe.

Un accidente terrible

"Ha sido un accidente terrible, que ha supuesto la muerte de 12 personas, y tenemos 13 heridos, tres en estado crítico", confirmó el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura, en declaraciones a medios.

El ministro de Fomento, José Blanco, anunció una investigación sobre la tragedia.

"Todo hace pensar que se debió a una imprudencia al no utilizar el paso subterráneo de una estación que acabamos precisamente de remodelar", dijo el ministro.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, también coincidió en que no se habían usado los pasos habilitados.

"El accidente ocurrió después de que un grupo de personas, básicamente gente joven, bajara de un tren de cercanías, cruzara la vía, no por el paso subterráneo habilitado, no por donde hay las indicaciones de salida, sino por donde no debían", dijo Montilla.

En tres segundos

"En tres segundos, todo se llenó de cadáveres", relata Marcelo Cardona, un testigo de la trágica noche de San Juan en Castelldefels.

"Cuando las puertas del tren se abrieron, me quedé con mi familia atrás. Los jóvenes salieron hacia el paso subterráneo, pero se colapsó inmediatamente", explicó Cardona.

Otro paso aéreo con el que cuenta el Apeadero de Castelldefels está cerrado desde hace un año, cuando acabaron las obras de la estación, completamente remodelada y modernizada.

"Fue cuando un grupo cruzó a pie. Un tren contrario llegó a toda velocidad. En tres segundos, todo se llenó de cadáveres. Todos gritaban y lloraban. La gente estaba en estado de 'shock'", añadió Cardona.

El grupo, integrado por jóvenes de entre 16 y 26 años según información oficial, fue atropellado por un tren que provenía de Alicante (sudeste) con destino a Barcelona y que circulaba a alta velocidad.

Al parecer el maquinista frenó como pudo. Se detuvo unos 200 metros después del impacto mortal. Cardona asegura que el tren pitó "tres veces", pero otros testigos dicen que no lo hizo.

"Pitó a último momento cuando ya estaba encima", relata a AFP el chileno Claudio Lucero, propietario de un supermercado instalado justo frente a la estación.

"Anoche, todos los trenes venían llenos y había mucha gente en los andenes. El maquinista debe haber visto cómo estaban de llenas las estaciones al pasar por Vilanova o Sitges y podría haber disminuido algo su velocidad", se indigna el comerciante chileno.

"El maquinista actuó conforme porque la gente ha pasado por el paso superior en vez del inferior. Ante esta situación un maquinista que va a la velocidad que le permite reglamentariamente, poco puede hacer. Lo único que puede hacer es intentar frenar", explicó a una radio el responsable de su sindicato, Semaf, Carlos Segura.

"Hemos hablado con el maquinista, que está tranquilo porque su conducción la ha hecho conforme a la norma. Esta bastante preocupado porque es un golpe", añadió.

Tragedia

La policía y los bomberos catalanes acudieron rápidamente para evacuar a los heridos, 14 en total, de los cuales "uno está en estado crítico", según la ministra de Salud de la Generalitat, Marina Geli.

Los cuerpos, cubiertos de telas doradas, fueron depositados inicialmente en carpas, según un fotógrafo de la AFP.

El resto de la noche, la policía científica se dedicó a recoger de las vías restos humanos.

"Las tareas de identificación serán muy difíciles y largas", afirmó en conferencia de prensa Antoni Saura, consejero regional de Interior.

Los restos de las víctimas mortales fueron transportados al Instituto de medicina forense de la Ciudad de la Justicia, en Barcelona, donde se les practicará la autopsia.

Lucero, visiblemente indignado, critica la actitud policial. "Horas antes, detuvieron a chicos que cruzaban por la vía. En lugar de disuadirlos y hacerlos volver atrás, se dedicaron a cachearlos y revisarles las mochilas para ver lo que llevaban".

"No es que la policía tardó poco, ya estaba aquí", concluyó el testigo chileno.