San Francisco. El choque entre Twitter y Donald Trump generó una rebelión de empleados de Facebook contra la reticencia de su CEO Mark Zuckerberg de sancionar tuits falsos o incendiarios del presidente estadounidense.

“Mark está equivocado y me empeñaré en la forma más firme posible para hacerlo cambiar de opinión”, escribió en Twitter el director de diseño del hilo de noticias de Facebook, Ryan Freitas, y agregó que estaba organizando a otros 50 empleados que comparten su opinión.

“Estos MATONES están deshonrando la memoria de George”, tuiteó el presidente y Twitter impidió que se retuiteara.

“No sé qué hacer, pero sé que es inaceptable no hacer nada”, tuiteó Jason Stirman, del área de investigación y desarrollo de Facebook.

Stirman expresó su “total desacuerdo con la decisión de no hacer nada con las recientes publicaciones de Trump quien claramente incitó a la violencia. No estoy solo en Facebook. No hay una posición neutral sobre el racismo”, agregó.

El viernes, Trump y Zuckerberg charlaron vía telefónica. Esa llamada “destruye” la idea de que Facebook es un “árbitro neutral”, aseveró Evelyn Douek, investigadora de la academia de Derecho de Harvard.