Washington. El presidente Donald Trump pedirá revisar los métodos de interrogación usados contra sospechosos de terrorismo, y la posibilidad de reabrir las cárceles clandestinas que operaba la CIA en el exterior, según el borrador de una orden ejecutiva obtenido por la agencia AP.

La orden además anularía el compromiso del gobierno anterior de cerrar el centro de detención en la base de Guantánamo, Cuba.

El documento instruye a los asesores de seguridad nacional entregar al presidente recomendaciones sobre si se debe reanudar el programa de interrogar a terroristas extranjeros, que sería aplicado fuera de Estados Unidos, y si tal programa deberá incluir el uso de centros de detención operados por la Agencia Central de Información .

El documento establece que las leyes estadounidenses deben ser acatadas en todo momento y explícitamente prohíbe la tortura. Pero el hecho de que Estados Unidos está considerando volver a aplicar brutales tácticas de interrogación seguramente generará controversia a nivel nacional e internacional.

Si bien algunos ex funcionarios insisten en que el programa funcionó porque a través de él se obtuvieron datos valiosos, otros le atribuyen los peores abusos cometidos en la llamada guerra contra el terrorismo lanzada luego de los ataques terroristas contra Estados Unidos el 11 de septiembre del 2001.

La AP obtuvo el documento de manos de un funcionario estadounidense que expresó que la Casa Blanca lo había repartido para pedir las opiniones de diversos empleados antes de ser firmado por Trump. La fuente pidió no ser identificada.

Repudio

La Casa Blanca ha repudiado el borrador de la orden ejecutiva.

El vocero Sean Spicer mencionó que el borrador no es un documento de la Casa Blanca y que no tiene la menor idea de dónde vino .

Cambio climático... en política

La campaña en Twitter de empleados del Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos contra el presidente Donald Trump se extendió a otros parques con tuits sobre el cambio climático y un recordatorio de que japoneses-estadounidenses fueron internados en campamentos y parques durante la Segunda Guerra Mundial.

Un día después de que tres tuits sobre el calentamiento global enviados por el Parque Nacional Badlands fueron borrados, otras cuentas de parques han enviado mensajes que parecen desafiar a Trump.