Ciudad de México. El primer paso que hoy se debería de dar en Bolivia es la pacificación del país y ello se logra fuera de las instituciones, mediante un proceso de negociación entre los grupos que apoyan al partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS) y los grupos opositores al regreso del expresidente, asegura a El Economista Mario Torrico, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). “El diálogo tiene que partir en este momento de la presidenta en funciones (Jeanine Áñez), tiene que propiciarlo”.

De nacionalidad boliviana, el también coordinador de la maestría en Ciencias Sociales de Flacso, comenta que “en automático, las instituciones no van a lograr la pacificación, tiene que haber un dialogo, una negociación. No hay otra forma. Y en estos momentos no está habiendo este dialogo y por eso sigue habiendo violencia”.

El académico destaca la importancia de que en las próximas elecciones del 21 de enero del 2020, el MAS tiene que participar “porque es una fuerza política importante y aunque los datos de las elecciones fraudulentas no son confiables: al menos 40% de los ciudadanos votó por Morales y la democracia boliviana tiene que incluirlos”.

Mario Torrico confía en el retorno de Evo Morales a su país y “pueda vivir como un ciudadano más en Bolivia”.

Pacificar a Bolivia  no es tarea fácil.

[email protected]