Joplin. Con nuevas tormentas en formación este lunes, un gigantesco tornado abrió una franja de destrucción de 10 kilómetros en el suroeste de Missouri, dejando devastación y cerca de 100 muertos en la ciudad de Joplin.

Las autoridades estatales y municipales dijeron que el saldo de muertos podría aumentar, luego de que más de la tercera parte de esta población de 50,000 habitantes quedó derruida y barrios enteros desaparecieron. El hospital principal de Joplin quedó muy afectado; el lunes fue evacuado.

El gerente municipal de Joplin, Mark Rohr, explicó que el saldo fatal fue menor al que pudo haber sido gracias a que las sirenas de tornado se activaron 20 minutos antes del impacto, dando a residentes la oportunidad de guarecerse en refugios subterráneos.

El jefe de bomberos, Mitch Randles, estimó que más de 30% de la población, localizada a 200 kilómetros al sur de Kansas City, sufrió daños severos. Mencionó que su propia casa se encontraba entre las muchas que fueron destruidas en su totalidad.

El tornado partió en dos a la ciudad , expuso Randles, agregando que persiste el peligro de fugas de gas y cables eléctricos caídos.

El gobernador Jay Nixon manifestó a la cadena CNN en la capital de Jefferson City que la situación era extremadamente precaria en Joplin, en donde la destrucción recordaba escenas de ciudades bombardeadas en la Segunda Guerra Mundial.