Dallas.- Miles de residentes se quedaron sin electricidad y cientos de vuelos fueron cancelados el miércoles, mientras las autoridades evaluaban los daños provocados por una decena de tornados que afectaron el área densamente poblada de Dallas-Fort Worth, en Texas, Estados Unidos.

Cientos de casas y oficinas sufrieron daños significativos por los vientos, el granizo y las lluvias que azotaron a la región, dejando al menos 17 heridos.

Muchos de los 6.3 millones de habitantes del lugar tuvieron que refugiarse para quedar a salvo cuando la tormenta estalló durante la tarde, mientras las escuelas y los lugares de trabajo estaban en pleno funcionamiento en la cuarta área metropolitana más poblada del país.

La advertencia inicial por la tormenta -el Aeropuerto Internacional Dallas-Fort Worth la estaba siguiendo desde hacía más de una hora- permitió que las personas buscaran protección, dijeron las autoridades.

Cerca de 22,000 hogares y oficinas estaban sin electricidad el miércoles por la mañana en el área que va desde Texas hasta Luisiana, Misisipi y Oklahoma.

Cerca de 420 vuelos de American Airlines y American Eagle desde y hacia el Aeropuerto Internacional Dallas-Fort Worth fueron cancelados el miércoles, informó Tim Smith, portavoz de la compañía. Había un total de 66 aviones de American y 26 de American Eagle fuera de servicio, añadió.

Unas 1,400 personas durmieron en terminales del aeropuerto el martes por la noche después de las tormentas y un número aún no determinado de pasajeros varados por las cancelaciones fueron llevados a hoteles de la zona, según el portavoz de la terminal aérea David Magana.

El regreso a la normalidad en el aeropuerto "se medirá en días, no en horas", añadió.

Alrededor de 400 vuelos fueron cancelados el martes en el aeropuerto, el octavo con mayor actividad en el mundo, y 40 vuelos entrantes fueron desviados.

En el momento más álgido de la tormenta, los pasajeros recibieron la orden de alejarse de las ventanas e ingresar a los huecos de las escaleras y los baños, dijo Magana.

Los tornados dejaron "tres grandes bolsones de daños" en el área de Lancaster, al sur de Dallas, en Kennedale-Arlington y en Forney, dijo Jud Ladd, jefe de servicios operativos en las oficinas del servicio meteorológico regional en Fort Worth.

Las autoridades se sorprendieron de que no haya habido muertos dada la intensidad de la tormenta, la cantidad de tornados y la densidad de población del lugar.

El martes por la tarde, el sistema de tormenta se dirigió hacia Oklahoma, Arkansas y Luisiana, según el servicio meteorológico.

Fuertes lluvias afectaron el área de Nueva Orléans el martes por la noche y el miércoles, produciendo inundaciones masivas en las calles. Los pronósticos estimaron hasta 152 milímetros de lluvia hasta el miércoles por la noche, con un alerta por inundaciones repentinas.

apr