Una tormenta invernal avanzaba sobre la región noreste de Estados Unidos, con pronósticos de mucha nieve, ventarrones y temperaturas gélidas que volvían peligroso el transporte de personas en el primer día laboral del año nuevo.

La nieve comenzó a caer durante la noche en partes de Nueva Inglaterra y Nueva York, aunque los verdaderos efectos de la tormenta se presentarían ayer por la tarde, según los pronósticos.

Hasta 30 centímetros de nieve o más podrían caer hoy en algunas zonas, de acuerdo con los pronósticos, y habrá un descenso de las temperaturas, debido a lo cual en algunas áreas el termómetro marcará casi 18° C bajo cero (ligeramente por encima de cero Fahrenheit).

De acuerdo con los pronósticos, caerán 35 centímetros de nieve en el área de Boston, en tanto que el Servicio Meteorológico Nacional emitió avisos de ventisca para Long Island, que podría registrar entre 20 y 25 centímetros de nieve y ventarrones de hasta 72 kilómetros por hora.

La tormenta dejó 30 centímetros de nieve en partes de Michigan y 15 centímetros o más en Illinois, debido a lo cual fueron cancelados desde el miércoles centenares de vuelos en el aeropuerto internacional O’Hare de Chicago, según el sitio especializado de aviación FlightAware.com.

Unos 1,000 vuelos domésticos fueron cancelados ayer. Los aeropuertos más afectados fueron el O’Hare y el Newark Liberty de Nueva Jersey.