La tormenta tropical Isaac desató lluvias torrenciales sobre Haití y aplastó tiendas de campaña que albergaban a sobrevivientes de un devastador terremoto, para luego comenzar a azotar el este de Cuba el sábado.

Isaac causó la muerte de al menos cuatro personas en Haití y se espera que se convierta en huracán antes de llegar a los Cayos de Florida el domingo y cruzar hacia el Golfo de México.

La tormenta se fortalecería a un huracán de categoría 2 con vientos de 160 kilómetros por hora, antes de tocar tierra en la costa estadounidense, en algún punto entre la saliente de Florida a Nueva Orleans a mediados de la próxima semana.

Isaac se dirigía hacia el Golfo de México, donde los republicanos estadounidenses se preparaban para reunirse en Tampa, en el centro de Florida y en la costa estadounidense del Golfo, para iniciar una convención nacional programada originalmente para el lunes, pero reprogramada para iniciar actividades el martes.

Se prevé que durante la convención los republicanos nominen oficialmente a Mitt Romney como su candidato presidencial para enfrentar al presidente demócrata Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre.

Operadores de energía en el golfo cerraban sus plataformas de petróleo y gas antes del arribo de Isaac.

La tormenta podría provocar la suspensión temporal del 43 por ciento de la producción de petróleo y del 38 por ciento de la de gas natural en la costa afuera de Estados Unidos, según pronosticadores de Weather Insight, una unidad de Thomson Reuters.

Intensas lluvias y fuertes vientos azotaron la costa sur de Haití el sábado, inundando partes de la capital Puerto Príncipe y rasgando los frágiles campamentos que albergan a más de 350,000 sobrevivientes del terremoto del 2010.

Una niña de 10 años murió en Puerto Príncipe al ser aplastada por una pared y una mujer en la ciudad sureña de Jacmel murió aplastada cuando un árbol cayó sobre su casa, dijeron funcionarios del Gobierno.

En un campamento en el barrio costero de Cite Soleil, precarias viviendas de plástico corrugado se rompieron y el agua las inundó.

"Nunca habíamos visto algo como esto. Todos escaparon a la iglesia, pero no quise abandonar mi hogar. Todas mis cosas están mojadas", dijo Edeline Trevil, de 47 años, que sobrevivió junto a su gato.

La tormenta ocasionó cortes de energía e inundaciones y la voladura de techos mientras atravesaba el montañoso país caribeño, severamente deforestado.

Los vientos se debilitaron el sábado por la tarde, pero los pronosticadores dijeron que las lluvias continuarían en Haití.

EMERGENCIA EN FLORIDA

Los daños hasta el momento han sido menores de lo esperado, dijo George Ngwa, portavoz en Haití de la oficina de coordinación de asuntos humanitarios de Naciones Unidas. "Afortunadamente no hay reportes de daños serios", sostuvo.

El sábado por la tarde, el ojo de la tormenta se ubicaba sobre el este de Cuba, a unos 195 kilómetros al este de Camagüey, Cuba, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Isaac presentaba vientos máximos sostenidos de 95 kilómetros por hora y se convertirá en huracán si sus ráfagas alcanzan los 119 kilómetros por hora. Las autoridades meteorológicas emitieron una alerta de huracán para los Cayos de Florida y la costa suroeste del estado.

En Haití, autoridades y tropas de Naciones Unidas trabajaban por despejar los escombros y los árboles caídos de las vías.

El Gobierno dijo que grupos de ayuda intentaron evacuar miles de campamentos el viernes, pero que muchos haitianos decidieron permanecer en sus hogares temporales, aparentemente por temor a ser saqueados.

Inundaciones y deslaves de lodo seguían siendo una amenaza en Haití, el país más pobre de América.

Las inundaciones también podrían reavivar la epidemia del cólera, que dejó más de 7,500 muertos en Haití desde que la enfermedad apareció por primera vez en octubre del 2010, dijeron socorristas.

En República Dominicana, Isaac echó abajo cables de energía y de comunicaciones y dejó al menos de una decena de localidades aisladas debido a inundaciones. Casi un millón de personas estaban sin suministro eléctrico, dijeron funcionarios de emergencia.

Los daños más severos fueron reportados en la costa sur, incluyendo a la capital Santo Domingo.

CUBA, EN TRAYECTORIA DE LA TORMENTA

En Cuba, la fuerza de los vientos y las olas se incrementó en el este de la isla el sábado, alentando alertas del Gobierno para 11 provincias. Se reportaron significativas penetraciones del agua en el malecón de Baracoa y en calles cercanas a la ciudad más oriental del país.

La televisión cubana dijo que más de 1.000 personas fueron evacuadas a hogares de familiares y amigos ante posibles inundaciones. La tormenta pasaría directamente sobre la ciudad de Moa, el centro de la industria minera de níquel de Cuba.

En Florida, el gobernador Rick Scott declaró estado de emergencia, una medida administrativa que busca hacer más eficientes las preparaciones ante desastres.

Funcionarios de emergencia instaron a los turistas a abandonar los Cayos de Florida el sábado de manera segura. Una sola vía conecta el conjunto de islas de la península de Florida y se esperaba que el aeropuerto de Cayo Hueso suspendiera sus vuelos el sábado por la tarde.

RDS