Agentes fronterizos estadounidenses realizaron más de 50,000 arrestos en mayo por tercer mes consecutivo, informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), lo que demuestra que la crisis continúa a pesar del endurecimiento de las duras medidas del gobierno de Trump con la puesta en práctica de su política de “tolerancia cero”.

El DHS dijo que los agentes hicieron 51,912 arrestos en mayo. La escalada es exponencial cuando se contrapone con mayo del año anterior.

En el caso de las familias que trataron de cruzar la frontera, el número se cuadruplicó (aumentó 435%); el de los niños se triplicó (329 por ciento).

Días atrás, el fiscal general Jeff Sessions oficializó la política de “tolerancia cero” en un memorando del 6 de abril. Con él no sólo advirtió que detendrían y acusarían criminalmente a quienes fuesen detenidos por ingresar ilegalmente al país, por río o tierra. También complicó la entrada y el escrutinio de los inmigrantes que se presentan en las garitas fronterizas sin una visa.

El DHS, junto con la Patrulla Fronteriza, implementarán este verano un nuevo sistema tecnológico de reconocimiento facial para crear una base de datos del tráfico en la frontera con México.

El programa, bajo el nombre en inglés de ‘Vehicle Face System’ (VFS), se encuentra aún en fase de desarrollo, por lo que será puesto a prueba desde el próximo agosto, durante un año, en el puerto de entrada fronterizo de Anzalduas, en el sur de Texas.