Maryville. Tres semanas después de que el representante republicano Todd Akin pusiera patas arriba el panorama político nacional de EU, al afirmar que los embarazos rara vez son el resultado de una violación legítima , la carrera por el Senado en este estado cada vez más conservador -y en muchos aspectos la batalla por el control de la cámara superior del Congreso- se ha asentado en un juego de espera y paciencia.

El 25 de septiembre se avecina. Ése es el último día en el que Akin puede solicitar a los tribunales de Missouri quitar su nombre de la papeleta y cumplir con las llamadas casi universales de los líderes del partido, que piensan que sus comentarios han hecho imposible que gane un asiento, necesario para un camino más fácil para lograr la mayoría del Senado.

La oponente de Akin, la senadora demócrata, Claire McCaskill, también aguarda con la esperanza de que Akin permanezca en la carrera.

Los republicanos necesitan cuatro nuevos escaños para tomar el control de la Cámara. Eso parecía estar dentro del alcance del Partido Republicano a principios de este año, antes de los comentarios de Akin y antes de que la senadora por Maine, Olympia Snowe, anunciara su retiro y pusiera su asiento en el juego.

El camino más fácil para una mayoría republicana estaba en Missouri. Sin éste, se vuelve más empinado y un poco tortuoso , expuso Jennifer Duffy, analista del boletín apartidista Cook Political Report.