Un alto funcionario de Estados Unidos fue criticado severamente por legisladores el martes, debido a las fallas del gobierno a la hora de supervisar las exploraciones petroleras marítimas; él, a su vez, admitió que su departamento había sido poco estricto a la hora de demandar responsabilidad a la industria.

El secretario del Interior, Ken Salazar, en su primera comparecencia ante el Congreso desde el accidente del 20 de abril, que causó un enorme derrame de crudo a aguas del Golfo de México, prometió reformar la agencia que regula las exploraciones petroleras marítimas para darle más herramientas, más recursos, más independencia y mayor autoridad .

La semana pasada fueron los ejecutivos petroleros quienes concentraron la ira de los legisladores ansiosos por establecer culpas por un cuantioso derrame petrolero en el Golfo de México, pero ahora fue el turno del gobierno estadounidense.

Salazar y otros funcionarios fueron interrogados el martes para responder ante paneles congresionales sobre lo que el gobierno hizo -o no hizo- para prevenir el derrame y cómo han respondido desde que comenzó el derrame el mes pasado.

Como Secretario del Interior, Salazar dirige la oficina que supervisa los recursos naturales del país, incluso parques nacionales y perforación submarina. Su puesto no corresponde con el de Ministerio del Interior que se usa en otros países.

La administradora de la Agencia de Protección Ambiental, Lisa Jackson, y el comandante de la Guardia Costera, Thad Allen, también rendían testimonio en audiencias separadas. Por su parte, los ejecutivos de las compañías petroleras vuelven para una segunda serie de preguntas.

Las audiencias se efectúan mientras se producen las primeras renuncias de alto nivel vinculadas con el derrame petrolero, como también una decisión del presidente Barack Obama de designar una comisión presidencial para investigar la causa de la explosión de una plataforma submarina que provocó el derrame.

El panel presidencial será similar a los que investigaron el desastre del transbordador espacial Challenger y el accidente de la planta nuclear de Three Mile Island, dijo un funcionario del gobierno, quien habló con la condición del anonimato debido a que la decisión no ha sido anunciada formalmente.

La comisión llevará a cabo una de casi una decena de investigaciones y revisiones lanzadas desde la explosión del 20 de abril, aunque probablemente será la más exhaustiva.

El funcionario federal encargado de supervisar la extracción petrolera marítima anunció el lunes que renunciará a fin de mes tras semanas de estragos por un catastrófico derrame de petróleo en el Golfo de México.

Chris Oynes, el administrador adjunto del Servicio de Administración de Minerales para Programas de Perforación Marítima, informó a sus colegas que dejaría el cargo el 31 de mayo, según un correo electrónico enviado a autoridades de la agencia AP.

Oynes, quien fue Director Regional a cargo de los Programas Petroleros en el Golfo de México durante 13 años antes de ser promovido en el 2007 a Director de todos los Programas de Perforación Marítima, ha estado bajo críticas por su estrecha cercanía con la industria petrolera.