Un hombre con un arma larga disparó a través de las puertas de cristal de la redacción del diario Capital Gazette, en Annapolis, Maryland, matando a cinco empleados y dejando a varios heridos, de acuerdo con reportes policiales.

La identidad de los heridos, al cierre de la edición, era desconocida, pero el ataque probablemente sea el más mortífero que involucre a periodistas en los Estados Unidos.

La policía llegó un minuto después de haberse registrado el tiroteo y detuvo a un hombre armado que se escondía debajo de un escritorio en la sala de prensa, según el ejecutivo del condado.

Se desconocen las razones que motivaron al sospechoso para perpetrar el ataque. Hasta el cierre de esta edición no se había informado sobre su identidad.

El reportero del Gazette, Phil Davis, escribió en su cuenta de Twitter: “No hay nada más aterrorizante que escuchar cómo le disparan a gente mientras estás abajo de tu escritorio y escuchas que el agresor recarga”.

Mientras que el ejecutivo del condado de Anne Arundel, Steve Schuh, declaró que “Parece ser el acto de un solo tirador”.

El tiroteo ocurrió alrededor de la 3 de la tarde en un edificio de oficinas de cinco pisos situado a las afueras del centro de Annapolis.

Tras darse a conocer la noticia, en Nueva York, la policía desplegó equipos contraterrorismo en los medios de comunicación.

El Washington Post, Los Angeles Times y otros medios también aumentaron su seguridad.