Una legisladora republicana de Texas anunció que planea introducir en la próxima sesión legislativa una iniciativa de ley antiinmigrante similar a la recién promulgada en Arizona.

La prioridad de un funcionario electo es que la seguridad de los texanos está bien establecida , dijo la representante (diputada) estatal republicana, Debbie Riddle.

Si nuestro gobierno federal hiciera su trabajo, entonces Arizona no necesitaría haber tomado esta acción, ni tampoco Texas , indicó y añadió que introducirá una iniciativa similar a la de Arizona cuando la legislatura se reúna en sesión en enero próximo.

La ley en Arizona ha despertado fuerte controversia a lo largo de Estados Unidos, al convertir en delito el ser inmigrante indocumentado y obligar a los policías a detener a quienes sospechen que se encuentran en forma ilegal en el país.

A su vez, la senadora estatal demócrata Leticia Van de Putte consideró la ley en Arizona como una medida extremadamente dañina y odiosa , y aseguró que los intentos de imitarla en Texas no pasarán y dañarán al Partido Republicano en caso de que pretenda hacerlo.

Jim Harrington, del Proyecto de Derechos Civiles de Texas, pronosticó cero posibilidades de que una iniciativa como la de Arizona sea aprobada por la legislatura estatal.

Tal intento causaría una enorme transformación política en la entidad, mucho más rápido de lo que está pasando en este momento , dijo. Haría que se activara la comunidad hispana en forma astronómica , aseguró.

Durante las últimas dos sesiones de la legislatura estatal, representantes republicanos han introducido una serie de iniciativas antiinmigrantes que no han prosperado, al ser consideradas anticonstitucionales o difíciles de implementar.

El gobernador de Texas, Rick Perry, no se ha pronunciado en forma directa sobre la nueva ley promulgada en Arizona, pero ha señalado que el enfoque debe ser en la vigilancia de la frontera no tanto en las medidas que se tomen dentro del país.

San Francisco impone sanciones

La ciudad de San Francisco decretó a partir de hoy una moratoria a los viajes de funcionarios de su ciudad y a cualquier nuevo contrato con el estado de Arizona o empresas en esa entidad, como medidas de sanción contra la ley antiinmigrante.

El alcalde de San Francisco, Gavin Nuesom, y el cabildo de gobierno instaron a los residentes de San Francisco a no visitar Arizona ni a adquirir productos o servicios de empresas radicadas en ese estado.

Newsom dijo que las dos únicas áreas en las que San Francisco mantendrá viajes y relaciones regulares con Arizona son las de asuntos de salud y de colaboración entre autoridades policiacas.

Quedan suspendidos desde este miércoles los viajes y otras sanciones entre funcionarios y empleados públicos de San Francisco hacia Arizona.

/doch