Estados Unidos se mantiene alerta ante la posibilidad de que grupos terroristas internacionales utilicen las rutas de contrabando de organizaciones criminales para introducir operadores al país, señaló hoy el Comando Sur (Southcom).

El Jefe del Southcom general Douglas Fraser, sostuvo que las rutas utilizadas por contrabandistas de drogas y de personas representan puntos de acceso potencial que podrían ser aprovechadas por otros grupos con intenciones terroristas.

Aunque no hemos visto aún ningún intento de grupos terroristas internacionales de capitalizar estas rutas de trasiego, seguimos vigilantes de la amenaza potencial de que organizaciones criminales transnacionales colaboren para introducir terroristas , señaló.

En su testimonio ante el Comité de Servicios Armados del Senado, Fraser dijo sin embargo que existe evidencia de que grupos terroristas se benefician del intrincado sistema de tráfico ilícito y de lavado de dinero en América del Sur.

Como ejemplo mencionó las actividades de Hezbolá a través de la recaudación de fondos a través de organizaciones caritativas, así como de operaciones ilícitas como el tráfico de drogas, las falsificaciones y la venta de productos piratas.

Fraser dedicó un apartado a la influencia de Irán en América Latina en el que hizo notar que Teherán mantiene su cortejo hacia la región y ha tenido éxito en establecer modestos lazos económicos, culturales y de seguridad con los países del ALBA.

Hizo notar que la Fundación Nacional de Oriente es manejada por un clérigo radical Moshen Rabbani, de quien dijo se encuentra en la lista de Interpol por su involucramiento en el bombazo de 1994 contra un centro cultural judío en Buenos Aires.

Por otra parte, Fraser señaló que Estados Unidos está pendiente de una turbulencia geopolítica potencial y su impacto sobre los ciudadanos y militares estadounidenses en América Latina, especialmente en Cuba, Haití, Bolivia y Venezuela.

Fraser testificó ante el Comité junto con el Jefe del Comando Norte, general Charles Jacoby, sobre el presupuesto del año fiscal 2013, aunque la comparecencia de ambos no estuvo dominada por temas económicos.

apr