Jerusalén.- El subsecretario general de las Naciones Unidas para Operaciones de Paz, el francés Hervé Ladsous, confirmó hoy la presencia de grupos terroristas en Siria, donde la violencia y los enfrentamientos continúan a pesar del cese al fuego.

Sabemos que hay... una tercera parte, los grupos terroristas que tratan de obtener ventajas para sí mismos... pero tenemos que ver esto como un problema dentro de Siria, entre los sirios , dijo Ladsous en conferencia de prensa en Damasco, donde realizó una visita.

Indicó que este tipo de agrupaciones están tratando de aprovechar la actual intranquilidad en Siria para lograr ciertos beneficios y las acusó de querer hacer fracasar el plan de paz del enviado especial de las Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan.

Estas personas no están comprometidas con la causa del pueblo sirio... Están comprometidas con su propia agenda. De modo que tenemos que estar atentos, pero con lo que estamos lidiando, con lo que debemos lidiar es con que se trata de un asunto entre sirios , señaló.

Sabemos que ha habido ataques terroristas y bombazos y esto es algo que tenemos que tomar con mucha seriedad. No debe aceptarse una mayor militarización de la crisis... Es una crisis entre los sirios y nada justifica alimentar las llamas , agregó.

En varias ocasiones, el presidente de Siria, Bashar al-Assad, ha denunciado la presencia de mercenarios extranjeros, incluidos miembros de la red Al Qaeda, dentro de los grupos extremistas que actúan en Siria.

Ladsous rechazó y condenó de forma categórica la posición asumida por Arabia Saudita y Qatar, que han declarado abiertamente su apoyo a la oposición siria con el suministro de armas.

El subsecretario general de las Naciones Unidas para Operaciones de Paz destacó que el objetivo de su visita a Siria fue examinar el despliegue de la Misión de Supervisión en territorio sirio.

En la actualidad, en Siria se encuentran 270 observadores de las Naciones Unidas desplegados en seis ciudades y pronto estarán en 10 para verificar el cumplimiento del cese al fuego, que entró en vigor el 12 de abril pasado.

Pese al alto al fuego, cinco personas murieron este martes al estallar una bomba cerca de un restaurante ubicado en el norte de Damasco, reportó la agencia siria de noticias SANA, que destacó que el artefacto fue colocado por terroristas.

En otro hecho de violencia, la Policía siria abatió a dos manifestantes e hirió a otros cinco en la provincia de Deir al Zor, en el este del país, al disparar contra una multitud que se disponía a recibir a un grupo observadores de las Naciones Unidas.

En cuanto el convoy de los observadores entró en la localidad de Al Busaira, una multitud fue a recibirlo, sin embargo fue blanco de los disparos, según el Ejército Libre Sirio.

Portavoces de los observadores, cuya misión forma parte del plan de paz de Annan, informaron que el equipo escuchó el tiroteo pero que no tienen reportes sobre víctimas.

apr