Entrevista: Tahsin Timur Söylemez, embajador de Turquía en México

 

El 25 de agosto Tahsin Timur Söylemez recibió del presidente Peña Nieto las cartas credenciales que lo acreditan como embajador de Turquía en México. En entrevista exclusiva con El Economista argumenta que, pese a existir corrientes que no coinciden con los actuales eventos políticos en su país e insistan en llamar sultán a su presidente, “nosotros somos respetuosos de todas las expresiones difundidas de la prensa mundial”. Sobre la eventual llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, el diplomático confía en que, junto al mandatario de Turquía, trabajarán en la defensa de los intereses de ambas naciones.

La prensa europea considera que el reciente referéndum de Turquía fue como un golpe de Estado perpetrado por Erdogan.

Hay mucha gente que no está contenta con el resultado de la elección en Turquía y, por lo tanto, no describen con objetividad el desarrollo de los procesos registrados. Es algo ofensivo porque Turquía es una democracia basada en el Estado de Derecho y, por lo tanto, mantenemos un expediente electoral transparente y justo.

Hay quien compara a Erdogan con un sultán.

Quien siguió esta elección comprenderá su elevado rango de competencia, por lo que cada uno de los temas que afectan a nuestro pueblo estaba en su agenda y fueron discutidos por todos incluida la prensa, redes y centros de pensamiento.

—¿La acumulación de poder del presidente Erdogan provocará una lucha contra amenazas internas y externas?

Significa un mandato fresco para mantener la lucha contra el terrorismo de Fethullah Gülen, PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) o Daesh (Estado Islámico), en la cual la colaboración internacional es fundamental y México será un aliado estratégico, porque sin esta solidaridad internacional simplemente las condiciones serían diferentes.

—¿Cree que el presidente Trump decida extraditar a Fethullah Gülen de su exilio en Pensilvania?

Esperamos (que) asuma esa decisión y, sin conocer su desenlace, recuerdo que contamos con un tratado de extradición entre Estados Unidos y Turquía. Las autoridades de ambos países trabajan sobre la evidencia real y una vez que se entreguen todas las evidencias a través de los procedimientos jurídicos en la corte de EU sea capturado y extraditado.

—¿Las recientes elecciones parlamentarias darán estabilidad a su país, puente entre Asia y Europa?

La estabilidad política es importante. Ningún otro país en el mundo enfrentó y contuvo tantos retos de terrorismo de los cuales salimos airosos al expulsar al Estado Islámico fuera de nuestras fronteras, (también) asumimos medidas extraordinarias después del frustrado golpe de Estado.

—¿Temen de un nuevo intento de golpe de estado?

Siempre existirá el temor de infiltración y tentativa para derribar a un gobierno democrático, frente a lo cual asumiremos medidas extraordinarias para que esto no se repita y al mismo tiempo enfrentemos al PKK.

El propio Recep Tayyip Erdogan fue víctima de represión cuando ocupó la alcaldía de Estambul.

Por escribir un poema durante un evento de campaña fue enviado a prisión en un tiempo desafortunado y esas cosas ya no suceden, pues regresamos a la normalidad democrática.

—¿Cuáles son las perspectivas en la agenda bilateral México-Turquía bajo la presidencia de AMLO en el marco del modelo de asociación Mikta (México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia)?

Confiamos en que Andrés Manuel López Obrador y Recep Tayyip Erdogan trabajen de manera conjunta en la defensa del interés de los pueblos mexicano y turco y fortalezcan todos los campos al explorar las áreas que estén en la mesa.