El vicepresidente brasileño Michel Temer, primero en la línea de sucesión en caso de que la mandataria Dilma Rousseff sea destituida, aseguró este martes que espera "silenciosa y respetuosamente" la decisión del Senado sobre el proceso de impeachment.

"Muy silenciosa y respetuosamente voy a esperar la decisión del Senado Federal. El Senado Federal es que el tiene la última palabra sobre esta materia, por tanto sería inadecuado que dijera algo", declaró Temer a medios de prensa en Sao Paulo, donde está su residencia.

La Cámara de Diputados aprobó el domingo por una aplastante mayoría (367 votos a favor, 137 en contra) transmitir un pedido de impeachment de Rousseff al Senado, donde se decidirá si hay base para abrirle un juicio por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

NOTICIA: Dilma Rousseff se acerca a la destitución

Si la moción se aprueba y el juicio se instala, Rousseff sería separada transitoriamente del cargo y sustituida por Temer, a la espera de que los propios senadores declaren en un plazo máximo de 180 días a Rousseff culpable o inocente.

En la primera hipótesis, Temer concluiría el mandato hasta fines del 2018. La prensa brasileña de este martes destacó que Temer ya estaría armando su gabinete.

NOTICIA: Senado de Brasil recibirá pedido de destitución de Rousseff

El vicepresidente y su partido, el centrista PMDB, salieron hace un mes de la coalición del gobierno y asumieron la bandera de la destitución.

Rousseff ha llamado "traidor" y "conspirador" a Temer, asegurando que se habría sumado a la cruzada por su destitución porque no puede llegar al poder por las urnas.

NOTICIA: Dilma Rousseff acusa a su vicepresidente de traición

En el último sondeo de la firma Datafolha, Temer de hecho obtuvo entre 1% y 2% de la intención de voto de cara a las elecciones del 2018.

abr