San Antonio. Después de que en los últimos dos meses aumentó el número de niños que ingresan ilegalmente a Estados Unidos por la frontera de México sin compañía de un adulto, una alta funcionaria del gobierno del presidente ?Barack Obama se mostró preocupada de que no haya suficientes fondos para albergar a los menores, y advirtió del riesgo de que estalle otra crisis fronteriza, según una carta obtenida por Associated Press.

En la carta, la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Sylvia Burwell, le dijo a los miembros de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias de la Cámara de Representantes que, incluso con una mayor financiación de contingencia solicitada por el presidente, su oficina sigue enfrentando una falta de fondos que podría conducir a la situación que ya enfrentamos (en el 2014), cuando se quedaron niños en la frontera durante periodos inaceptables .

El gobierno tiene la esperanza de evitar una repetición de la crisis que ocurrió en el verano del 2014, cuando decenas de miles de niños y familias cruzaron la frontera. Las zonas de retención de la Patrulla Fronteriza quedaron hacinadas a tal grado que los niños debían dormir en pisos de concreto y cubiertos con mantas isotérmicas.

Un total de 10,588 niños no acompañados cruzaron la frontera entre EU y México en octubre y noviembre de este año, en comparación con los 5.129 que cruzaron durante los mismos dos meses del 2014, de acuerdo con la Patrulla Fronteriza de EU.

Por ley, los niños que proceden de países que no tienen frontera con EU y entraron solos al país deben ser entregados al Departamento de Salud y Servicios Humanos dentro de las 72 horas siguientes a haber sido detenidos. El gobierno es responsable del cuidado de los niños hasta que se unan con un familiar o un patrocinador en EU y los tribunales de inmigración pueden pronunciarse sobre sus casos.

En los últimos dos meses, no solamente se duplicó la llegada de menores que viajan solos, sino que casi se triplicó a 12.505 la del número de miembros de familias que cruzan juntos la frontera en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Los expertos aseguran que ha aumentado el número de personas que huyen de la violencia de las pandillas en América Central. El Salvador registra un incremento en su tasa de homicidios a niveles nunca vistos desde la guerra civil del país, en tanto que la violencia asola a Honduras y Guatemala.

La llegada de más migrantes es motivo de preocupación porque ocurre en una temporada en la que el frío habitualmente disuade a las personas de emprender el viaje, agregan los especialistas.

Aunque México ha detenido a migrantes dentro de sus fronteras y regresado un gran número a sus países, los expertos aseguran que los contrabandistas han encontrado nuevas rutas para el traslado de esas personas hasta la frontera con EU.