Austin. El miedo se exacerbó en la capital de Texas debido al cuarto estallido de una bomba este mes, la más reciente, activada mediante un cable trampa, lo cual muestra según la policía un “alto nivel de sofisticación” comparado con los paquetes bomba de los atentados anteriores.

Dos hombres resultaron heridos a causa de la explosión ocurrida el domingo en la noche cuando caminaban por una calle y seguían hospitalizados en condición estable. Los tres atentados explosivos previos que comenzaron el 2 de marzo implicaron paquetes dejados afuera de las puertas y dejaron dos personas muertas así como dos heridas.

“Evidentemente enfrentamos lo que creemos es un atacante serial que perpetra atentados explosivos, ante las similitudes entre lo que es ahora el cuarto artefacto” y los anteriores, dijo el jefe de la policía Brian Manley.

Señaló que los investigadores no han establecido aún los motivos del ataque.

“¿Se trata de terrorismo? ¿Está relacionado con odio?”, preguntó Manley. Dijo que los investigadores “tendrán que determinar si se advierte alguna ideología específica atrás de esto”.

El jefe de la policía dijo que el cable trampa implica que se trató de un artefacto más elaborado que necesitaba un nivel más alto de habilidad para construirlo que las bombas anteriores. Señaló que los atentados explosivos representan un “cambio importante” en que los atentados anteriores parecían dirigidos contra víctimas específicas, mientras que el más reciente causaría heridas a quien simplemente pasara por el lugar.