Dubái. La guardia Revolucionaria de Irán incautó un barco petrolero extranjero junto con los 12 miembros de la tripulación, en el estrecho de Ormuz, acusados de contrabando de combustible iraní, lo que se sumó a las tensiones en la región, según informes publicados por los medios estatales iraníes.

No estaba claro de inmediato si el petrolero incautado es el mismo que Irán indicó haber rescatado. Se trata de un petrolero de los Emiratos Árabes Unidos con bandera de Panamá, que fue rastreado por última vez la semana pasada.

La campaña de “presión máxima” a través de sanciones por parte de la administración Trump busca obligar a Teherán a regresar a la mesa de negociaciones después de que, el año pasado, el propio Estados Unidos abandonó el acuerdo nuclear con Irán.

Citando una declaración de la Guardia Revolucionaria, el petrolero fue detenido el domingo después de abandonar la isla Larak de Irán en el estrecho de Ormuz. El contrabando petrolero sería vendido a clientes extranjeros.

El petrolero tiene capacidad para transportar 2 millones de litros (528,000 galones) de combustible y habría incorporado 1 millón de litros desde embarcaciones iraníes, según el comunicado, citado por la agencia de noticias Tasnim, de Irán.

La declaración no esclareció si se trata del mismo petrolero que fue capturado el fin de semana pasado. Estados Unidos sospecha que Irán detuvo un barco el sábado.