Londres. La primera ministra británica, Theresa May, no puede frenar fácilmente el referéndum de independencia de Escocia, como Madrid el de Cataluña, estimaban analistas, pero podría retrasarlo para que no interfiera en el Brexit.

Los medios británicos tildaron de emboscada (The Times) el anuncio de la jefa de gobierno escocés, Nicola Sturgeon, de que la semana que viene iniciará los trámites para celebrar el plebiscito entre finales del 2018 y principios del 2019, cuando las negociaciones de divorcio con Bruselas estén a punto de finalizar.

¡Quita tus manos de nuestro Brexit! , titulaba vehementemente el Daily Mail, mientras The Guardian destacaba que el anuncio de Sturgeon eclipsó uno de los días más esperados por los partidarios del Brexit, la aprobación por el Parlamento de la ley que deja las manos libres a May para iniciar la ruptura.

El anterior referéndum escocés del 2014, en el que el unionismo se impuso por 55 a 45 por ciento.

May podría imponer una fecha más conveniente para ella, pero difícilmente vetarlo.

Cataluña

España no permitirá que Escocia se quede en la Unión Europea si logra independizarse del Reino Unido, dijo el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Alfonso Dastis, en Lima tras reunirse con el canciller peruano, Ricardo Luna.

Si de mutuo acuerdo o arreglo al régimen constitucional aplicable en el Reino Unido, Escocia acaba siendo independiente, pues nuestra tesis es que quedarse en la Unión Europea no se puede , dijo Dastis.

La alusión del político español no fue casual. Se puede aplicar el: Te hablo, Escocia, para que me entiendas, Cataluña .