Caracas. El sistema instrumentado por el Gobierno nacional para el aumento del precio de la gasolina es sin duda un diferencial y segregacionista, que a todas luces es un disparate técnico y antipático por lo discriminatorio, afirmó el economista petrolero Rafael Quiroz al portal La Hora.

“Este sistema constituye una aberración en sí mismo, al establecer un precio preferencial -casi regalado- para quienes posean el Carnet de la Patria de 5,000 bolívares o dos centavos de dólar por litro, y 0.50 dólar por litro -precio internacional- para el resto de la población”, comenta.

Quiroz sostiene que el Gobierno ha aceptado la dolarización de los precios de los combustibles, después de haber criticado este sistema.

“El dólar le ganó de facto la pelea a un gobierno que ha demostrado sentir desprecio hasta por las ciencias económicas, y estas, que son indubitables, junto a la realidad que es terca, le están pasando la factura”, dijo.

Un tanque de gasolina de 60 litros quedará costando 30 dólares siendo el salario mínimo 4.22 dólares, sin duda algo tan contradictorio como antagónico, pues no se puede internacionalizar ningún esquema de precios mientras no se internacionalice el esquema de salarios. El nuevo escenario va a recrudecer la crisis.

Recompensa

Estados Unidos ofreció una recompensa de hasta 5 millones de dólares por el venezolano Joselit de la Trinidad Ramírez Camacho, funcionario del gobierno de Nicolás Maduro, a quien sumó al registro de fugitivos por lavado de activos y evasión de sanciones financieras.

Ramírez Camacho, actual superintendente de criptoactivos de Venezuela, fue incluido en el Programa de Recompensas de Delincuencia Organizada Transnacional del Departamento de Estado (TOCRP), y agregado a la lista de los más buscados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), informó el Departamento de Seguridad Interior (DHS).

Señaló que la medida busca “acabar con la corrupción y la criminalidad vinculadas al régimen de Nicolás Maduro”.