Derby Line. Mientras el gobierno de Donald Trump fortifica la frontera sur con México, aumenta la preocupación sobre la cantidad de extranjeros que ingresan ilegalmente al país por la porosa frontera con Canadá.

La gente que cruza la frontera entre Vermont y Quebec paga generalmente unos 4,000 dólares a entregar cuando llegan a destino, según funcionarios y documentos legales.

“Están muy bien organizados. Han estudiado la zona y nos han estudiado a nosotros”, declaró el agente de la Patrulla de Fronteras Richard Ross. “Básicamente, no son improvisados”.

Buena parte de los cruces ilegales en Vermont se concentran en un tramo de 50 kilómetros donde la ruta interestatal 91 llega a la frontera con Canadá en Derby Line.

El viaje en auto desde Derby Line hasta las comunidades de inmigrantes de Nueva York toma seis horas. Vigilar este sector es complicado porque Derby Line y la localidad canadiense de Stanstead constituyen una comunidad, que es atravesada por la frontera.

“La cantidad de detenciones de extranjeros sin papeles en la frontera entre Vermont y Canadá se ha disparado”, expresó Christina Nolan, fiscal de Vermont cuya oficina procesa a las personas detenidas cruzando la frontera ilegalmente por Vermont.

En lo que va del año fiscal, ha habido al menos 267 detenciones en la frontera, comparado con las 132 de todo el año pasado, de acuerdo con estadísticas de la oficina de Nolan.

En una franja de 480 kilómetros que abarca zonas de los estados de Vermont, Nueva York y New Hampshire, los agentes arrestaron a 324 personas que cruzaron la frontera ilegalmente desde Canadá en lo que va del año fiscal.