Madrid y Ginebra. El Gobierno suizo ha asegurado hoy que “no hay ninguna base” para detener al expresidente catalán Carles Puigdemont y la exconsellera Meritxell Serret si viajan a Ginebra paraparticipar en varios actos públicos sobre la cuestión catalana.

La reacción fue inmediata luego que la fiscalía general española pidiera al gobierno de Rajoy explorar si es posible extraditar a España al independentista catalán Carles Puigdemont desde Suiza, adonde viajará el domingo desde Bruselas.

La Fiscalía pide al Ejecutivo que “se realicen las gestiones necesarias ante las autoridades competentes de Suiza a los fines de determinar la viabilidad de la detención de los fugados y de su reclamación a efectos de extradición”, según anunció en un comunicado.

Puigdemont se instaló en Bruselas pocos días después de su destitución el 27 de octubre por el gobierno de Mariano Rajoy, tras el intento infructuoso de secesión de Cataluña.

El juez a cargo de la investigación renunció a pedir su extradición a la justicia belga, por miedo a que surjan diferencias de interpretación que luego pudieran limitar su actuación.

Ayer, el vocero del Departamento Federal de Justicia suizo, Folco Galli,  recordó que el pasado 5 de diciembre el Tribunal Supremo “retiró la orden de detención y entrega europea contra Carles Puigdemont y más personas, entre ellas Meritxell Serret. Esa decisión sigue vigente”. En febrero, un portavoz del ministerio suizo de Justicia, Folco Galli, se mostró reservado en cuanto a una solicitud de extradición de Anna Gabriel, si la hubiere, sobre todo si estuviera fundamentada en un “delito político”.

Suiza dice que la independencia de Cataluña es “un asunto interno de España” y que Puigdemont puede viajar al país bajo las normas de Schengen, que permiten viajar sin visa entre los países miembros europeos.

Por lo pronto, el gobierno de Rajoy no encuentra la cuadratura al círculo respecto a la crisis catalana.