El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, culpó ayer a Irán por los dos intentos de atentados con explosivos en contra de personas afiliadas a las embajadas de Israel en Nueva Delhi y Tiflis, Georgia.

La esposa de un diplomático israelí en Nueva Delhi y su chofer resultaron heridos cuando una explosión provocada por un motociclista que pasaba impactó el costado de su automóvil, de acuerdo con las autoridades. Cerca de la misma hora, un dispositivo explosivo similar a una granada de mano se encontró pegado bajo un coche perteneciente a la Embajada israelí en Tiflis, el cual fue desactivado sin que se reportaran lesionados.

Nadie se atribuyó inmediatamente la responsabilidad de los incidentes. Sin embargo, Netanyahu se apresuró a señalar a Irán, que juró vengarse por los recientes asesinatos de los científicos que participaban en su programa nuclear, y a Hezbolá, un grupo terrorista patrocinado por Irán, que se había comprometido a vengar el asesinato de uno de sus líderes hace cuatro años.

El portavoz del Ministerio del Exterior de Irán, Ramin Mehmanparast, respondió inmediatamente y culpó a Israel por los incidentes en Nueva Delhi y Tiflis, con el argumento de que ambos ataques tenían la intención de empañar las relaciones de amistad entre Irán y los países huéspedes , así como de hacer guerra psicológica contra Irán , reportó una agencia estatal de noticias iraní.

Netanyahu acusó a Irán de orquestar los ataques de ayer y llamó al gobierno de Teherán el mayor exportador de terrorismo en el mundo .

No ofreció ninguna prueba concreta de su afirmación. Sin embargo, en los últimos días, Israel puso en alerta a sus embajadas en el extranjero por el aniversario de la muerte de Imad Mughniyeh, cabeza intelectual de Hezbolá, muerto en Damasco el 12 de febrero del 2008.

El embajador de Irán en la India, Mehdi Nabizadeh, expuso que Irán no jugó ningún papel en el ataque de ayer. Cualquier ataque terrorista es condenado y rechazamos enérgicamente las falsas acusaciones hechas por un funcionario del régimen sionista , replicó Nabizadeh, según una agencia informativa iraní.

Tanto el ataque de Nueva Delhi como el descubrimiento de la bomba en Tiflis avivan las ya complicadas tensiones entre Irán y Occidente.