Un día después de que más de 200 pasajeros murieron y otros 200 resultaron heridos cuando un tren de lujo se descarriló en el oeste de la India, las maniobras prosiguen para rescatar a los cuerpos que quedaron atrapados bajo las ruinas.

De los más de 200 heridos, muchos se mantienen en estado crítico, luego que el tren que se descarriló colisionó con otro que venía en sentido contrario en un incidente que se presume fue causado por un sabotaje de la guerrilla maoísta.

Aunque en la zona donde ocurrió el percance ferroviario en el estado indio de Bengala Occidental hay una fuerte presencia insurgente, un vocero de la guerrilla maoísta habló al conglomerado británico de medios de la BBC para negar cualquier involucramiento.

Un recuento del diario The Times of India describe escenas de cadáveres que se encuentran bajo las ruinas de los vagones siniestrados la noche del viernes en la región de Jhargram, entre las estaciones de Khemashuli y Sardiha, a 150 kilómetros de Calcuta, capital de Bengala Occidental.

La mayoría de los pasajeros venían dormidos en los coches dormitorios del Expreso de Lujo Howrah-Mumbai Gyaneshwari cuando al parecer una explosión en las vías causó el descarrilamiento de la maquina que fue impacta por un tren de carga.

El descarrilamiento, según la ministra de Ferrocarriles, Mamata Banerjee, quien visitó la zona del accidente, fue producto de una explosión en la vía, donde circulaba el tren de pasajeros.

"El descarrilamiento ocurrió debido a la explosión de una bomba que hizo saltar por los aires una porción de la vía", afirmó.

No obstante, en un comunicado el ministro indio del Interior, P.

hidambaram, sostuvo que al parecer se había retirado una parte de la vía y no se tenía muy claro si fueron usados explosivos.

Banerjee, sin embargo, apoyó sus declaraciones con el TNT y la gelatina que hallaron los cuerpos policiales de ferrocarriles en el lugar.

El director general de la Policía de Bengala, Bhupinder Singh, informó sobre el hallazgo de dos carteles de un comité vinculado con la guerrilla en el lugar de la tragedia.

El llamado Comité Popular contra las Atrocidades de la Policía (PCPA) afirmaba en los letreros que la acción fue llevada a cabo como una protesta por las atrocidades cometidas por la policía estatal y central contra la guerrilla.

Sin embargo, un insurgente identificado como cámarada Khokan habló con la BBC para negar cualquier relación con el accidente y afirmó que el gobierno aprovecha el incidente para culparlos y ponerlos a la defensiva.

Asit Mahato, vocero del PCPA, señaló por su parte que el grupo no tiene nada que ver con la conflagración, "el cartel encontrado es falso. El gobierno trata de implicarnos con mentiras", añadió.

RDS