Stormy Daniels, la actriz de cine para adultos que alega haber tenido una aventura con Donald en el 2006, asegura en una entrevista al programa 60 Minutes que aceptó el pago de 130,000 dólares que le dio Michael Cohen, el abogado del ahora presidente, para permanecer en silencio porque temía por su seguridad y la de su hija.

El acuerdo de silencio le permitió proteger su carrera y a su familia, dijo, según una transcripción del programa. Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford dijo que estaba preocupada por la seguridad de su familia después de un episodio aterrador en el estacionamiento del  gimnasio al que iba con su hija en Las Vegas en el 2011.

“Deje a Trump sólo. Olvídese de la historia”, rememoró Daniels sobre las palabras de un hombre que se le acercó y miró a la hija pequeña de la actriz, que estaba en el asiento trasero del vehículo y dijo: “Es una niña hermosa. Sería una pena que le ocurriera algo a su madre”.

Ese encuentro, dijo la actriz al periodista, fue en el 2011, poco después de que ella hubiera vendido su relato sobre el presunto affaire con Trump a la revista In Touch.

En la entrevista, Daniels describió que la única vez que tuvo sexo con Trump fue en la suite de un hotel en el que él se hospedaba en el Lago Tahoe en el 2006 y que fue de manera “consensuada” y sin protección.