Washington. El consultor político republicano Roger Stone y exasesor del presidente Donald Trump fue sentenciado este jueves a más de tres años de prisión por obstruir una investigación del Congreso de Estados Unidos, un caso que generó polémica por las intervenciones del mandatario en el proceso.

Stone, un veterano experto en comunicación y uno de los confidentes de Trump de más larga data, fue condenado en noviembre por mentirle al Congreso y obstruir una investigación en la Cámara de Representantes sobre si la campaña de Trump había conspirado con Rusia para tener una ventaja en las elecciones del 2016.

“La verdad todavía existe”, dijo la juez de distrito Amy Berman Jackson al dictar la sentencia, en la cual se le impuso además una multa de 20,000 dólares a Stone.

“La verdad todavía importa. La insistencia de Roger Stone de que eso no importa, el orgullo que muestra sobre sus propias mentiras, son una amenaza para nuestras instituciones más fundamentales, que son las bases mismas de nuestra democracia”, agregó la magistrada.

Trump atizó la polémica sobre el juicio al considerar un error la recomendación fiscal de una pena de entre siete y nueve años de prisión contra Stone.

Carrera turbulenta

Stone se convirtió en el sexto asesor de Trump en ser condenado por cargos que surgieron tras la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones del 2016.