El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, afirmó este domingo que buscar una solución al problema en torno al tratado nuclear es "difícil, pero vale la pena intentarlo".

El ministro iraní se reunió este domingo en Biarritz (suroeste de Francia) al margen de la cumbre del G7 con el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Me reuní con @EmmanuelMacron al margen de #G7Biarritz después de una discusión detallada", tuiteó Zarif y publicó dos fotos de la reunión. "El camino es difícil, pero vale la pena intentarlo", añadió.

Tanto la parte iraní como la francesa habían anticipado que no habría ningún contacto con funcionarios estadounidenses, presentes en Biarritz en el marco de la cumbre del G7.

La visita de Zarif se produjo dos días después de un encuentro que mantuvo con Macron en París, y este lo invitó a regresar después de haber sostenido "discusiones muy sustanciales" sobre Irán con Trump y otros líderes del G7, el sábado, explicó el diplomático.

Estos encuentros son "la continuación de lo que Emmanuel Macron ha estado haciendo durante varios meses: crear las condiciones para una distensión, discutir lo que viene después de que expire el acuerdo nuclear iraní y el programa balístico de Irán", agregó el diplomático.

Cuando se le preguntó si Trump había sido informado sobre la invitación, la fuente dio a entender que sí, y dijo que Macron y Trump habían discutido sobre Irán "extensamente" durante el almuerzo del sábado.

Francia —agregó— está actuando "con total transparencia con Estados Unidos".

Macron ha estado durante meses tratando de calmar las tensiones entre Teherán y Washington sobre el programa nuclear de Irán, desatadas tras la retirada de Estados Unidos del acuerdo multilateral.