Las solicitudes semanales de subsidio de desempleo cayeron por debajo de 500,000 a finales de abril en Estados Unidos por primera vez desde que la economía estadounidense se paralizó en marzo de 2020 con la pandemia de Covid-19, según anunció este jueves el Departamento de Trabajo.

Entre el 25 de abril y el 1 de mayo, 498,000 estadounidenses se inscribieron para recibir prestaciones por desempleo. Son 92,000 personas menos que la semana anterior, que acabó con un aumento de las solicitudes tras revisar los datos (590,000 en lugar de las 553,000 anunciadas inicialmente).

Sin embargo, el dato semanal sigue siendo más del doble del nivel habitual antes de la pandemia.

Algo más de 16 millones de personas de todos los programas seguían recibiendo ayudas por la pérdida de empleo o de ingresos a mediados de abril, según los datos también publicados el jueves.

Paradójicamente, muchos empresarios dicen tener problemas para contratar.

El estado de Montana, en el noroeste del país, ha introducido incluso una bonificación de 1.200 dólares para la vuelta al trabajo de los desempleados que acepten un trabajo.

El miedo a contraer el Covid-19 sigue presente, y las dificultades para el cuidado de los niños persisten hasta que se reabran totalmente las escuelas. Las generosas y prolongadas prestaciones de desempleo también están animando a la gente a tardar más en encontrar un trabajo satisfactorio, especialmente para el gran número de personas que ahora desea teletrabajar.

El viernes se publicarán las cifras de empleo en Estados Unidos correspondientes al mes de abril. Las previsiones indican que podría haberse creado un millón de puestos de trabajo durante el mes, y se anticipa una leve caída del desempleo del 6% al 5.8 por ciento.

Sólo el sector privado creó 742,000 empleos en abril, según la encuesta mensual de ADP publicada el miércoles. Esto es mucho más que en marzo, pero menos de lo esperado.

El sector del ocio y la hostelería proporcionó casi un tercio de esos nuevos empleos.

La economía estadounidense ha empezado a recuperarse de la crisis de Covid-19. Más del 40% de los adultos están ahora totalmente vacunados, y los estadounidenses tienen dinero para gastar gracias a las ayudas del gobierno.