Los socialistas españoles, cuyas políticas económicas utilizó como ejemplo negativo el presidente francés Nicolas Sarkozy en plena campaña electoral, exigieron el viernes al gobierno conservador de su país que desautorice las palabras del mandatario.

"Es absolutamente necesario que el presidente del gobierno defienda a España, defienda a los españoles, le llame al señor Sarkozy y de forma pública y expresamente desautorice la utilización partidista de la derecha francesa que se está haciendo de nuestro país", dijo a los periodistas la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez.

"Después de siete años de gobierno socialista, observen la situación de España, su incapacidad de cumplir con los compromisos asumidos, la crisis de confianza a la cual se ha visto arrastrada España, ese gran país", afirmó Sarkozy al presentar ante la prensa su programa, a poco más de dos semanas de la primera vuelta electoral del 22 de abril.

El presidente del gobierno español Mariano Rajoy no se manifestó de momento al respecto, pero su ministro de Economía, Luis de Guindos, consideró que las declaraciones de Sarkozy responden a "un planteamiento estrictamente electoral" y calificó de "sinsentido" la comparación de España con Grecia hecha por el presidente francés.

Para la diputada del Partido Popular (PP) de Rajoy, Elvira Rodríguez, presidenta de la comisión de Economía del Congreso, Sarkozy hizo "un análisis muy acertado de lo que han supuesto para España las políticas de Rodríguez Zapatero en los últimos ocho años".

La derecha gobierna España desde diciembre tras una aplastante victoria electoral en las legislativas de noviembre que pusieron fin a más de siete años de gobiernos del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Tras acabar 2011 con una desviación del déficit público de más de dos puntos y medio, 8.51% del PIB frente al 6% prometido a Bruselas por el gobierno de Zapatero, España se esfuerza este año por cumplir un objetivo de 5.3% para lo que elaboró el presupuesto más austero de la historia del país, con un ajuste de 27.300 millones de euros.

JSO